5 de octubre de 2013

El diablo y el tiple

El diablo y el tiple

Solían decir por tierras de Antioquia, en los Andes de Colombia, que la mejor forma de evitar que el diablo entre a una casa es dejar un tiple desafinado a la puerta. Contaban los viejos que el demonio no podía resistir la tentación de echarle mano al instrumento, y que se pasaba toda la noche intentando afinarlo. Las primeras luces del alba lo encontraban allí, luchando con aquella condenada docena de cuerdas...

[In Antioquía (Colombia) it's said that the best way to avoid the devil to enter a house is to leave a tiple outside the door, for him to tune. The task is so difficult that the first light of the morning will find the devil still struggling with the 12 damned strings...].

[Imagen].