6 de noviembre de 2013

La 440

La 440

El "La 440" (la nota La por encima del Do central, emitida a una frecuencia de 440 herzios) funciona en la actualidad como una especie de "estándar" internacional para la afinación. Sin embargo, no siempre fue así: en la Europa del Barroco, cada ciudad, cada orquesta, cada constructor e incluso cada músico afinaba de acuerdo a sus propios patrones, cada uno de los cuales se basaba en razones muy específicas.
Antes de la estandarización de La 440, algunos países y organizaciones europeas seguían la norma del gobierno austriaco (1885) recomendando un La a 435 Hz, aunque el estándar de La Scala de Milán en 1867 era el La 450, y el de la Inglaterra victoriana, La 452. La industria musical estadounidense creó un estándar informal (totalmente aleatorio) de 440 Hz en 1926, y algunos constructores industriales de instrumentos comenzaron a usarlo. En 1936 la American Standards Association recomendó oficialmente el La 440; esa norma fue tomada por la International Standards Organization en 1955; con ella crearon la ISO 16, norma que fue ratificada en 1975.
Aunque no es universalmente aceptada, la norma de usar el La 440 ha tenido una gran difusión, sobre todo dentro de la música de concierto. En la práctica, sin embargo, la frecuencia del La oscila entre 442 y 443 Hz, y tiende a subir. Por otro lado, dentro del actual movimiento de "música antigua" se utiliza, por convención, el La 415 para la música barroca (en realidad, un La bemol), el La 466 para la música de iglesia y el La 432 para la música clásica.
En lo referente a las "conexiones" o "desconexiones" (con los chakras, con la Madre Tierra, con la energía interior, etc.) que el uso del La 440 puede promover, no hay ningún estudio científico al respecto y, por ende, todo depende de las creencias de cada cual. El uso de esta afinación en particular es una simple convención, que ni siquiera es tan respetada como creemos.

[Imagen].